Intervención de Verónica López

Buenos días amigas y amigos, quiero agradeceros a todas y todos los que estáis aquí en esta mañana con la finalidad de que juntas y juntos reflexionemos, conversemos y en definitiva demos un paso más en la conquista de la igualdad real entre mujeres y hombres.
Quiero muy especialmente agradecer a Carmen Calvo, a Gusi, a Pilar Brotons, a Toñi Serna, a Carmina, Carlos, a Carmen Montón, a Rosa Peris, a Ester, a Gregorio, a los responsables de Palau Altea a mis compañeros y compañeras del comité electoral, y a projectes educatius, una empresa de mujeres que hace que la conciliación laboral sea un poquito más fácil que hoy estemos aquí y entre todas hayamos hecho que este acto que enmarca las actividades en torno al 8 de marzo, día Internacional de la mujer sea una realidad, sin vosotras y vosotros no habría sido posible. Gracias

Y por supuesto gracias Ximo, por estar hoy aquí y por creer profundamente que el PSPV debe cada día dar un paso más en la conquista de los derechos de las mujeres, porque o nuestro partido o es igualdad o no será.
Amigas y amigos, muchas veces oímos aquello de no soy ni machista ni feminista, hace un día solo se lo oímos decir al Portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, y no lo podemos consentir, a la calle le tenemos que explicar que machismo y feminismo no son antónimos y al señor Hernando se lo tenemos que reprobar, porque las mujeres no podemos permitir que un portavoz de un partido que se supone demócrata suelte semejante exabrupto como si nada, despreciando tres siglos de historia, porque como dice Amelia Valcarcel “El feminismo es uno de los pilares de la democracia, y es una de las políticas que nacen con el mundo que vivimos.

Y lo que ha permitido que las mujeres vayan tejiendo y alcanzando ciudadanía, es un enorme movimiento que ya tiene tres siglos de poner en cuestión que el hecho de ser mujer te excluya de los derechos.” Y algo tan grande no se puede poner en el mismo plano de tratamiento que el machismo cuya única definición alberga una posición de dominación sobre las mujeres mermando su ciudadanía.
Mirad, la lucha por la igualdad no es ni un capricho ni una cosa de unas pocas mujeres, es una lucha necesaria, incesante en la que no podemos bajar la guardia nunca.

El pasado 28 de febrero, hace muy pocos días, ONU MUJERES ha realizado un llamado a la acción tras analizar los acuerdos alcanzados en Beijing hace 20 años.
Allí urgieron a los gobiernos y al sector privado a tomar medidas contundentes para cerrar la brecha de la desigualdad
A día de hoy, ningún país ha alcanzado la igualdad de género en todos los ámbitos de la vida pública y privada, y la desigualdad entre mujeres y hombres continúa persistentemente -
Tras dos días de análisis del progreso alcanzado concluyen que “Al ritmo del progreso actual, se necesitarán 81 años para lograr la paridad de género en el lugar de trabajo, más de 75 años para alcanzar igual remuneración entre hombres y mujeres por el mismo trabajo realizado; y más de 30 años para lograr el equilibrio entre mujeres y hombres en los puestos de toma de decisión”.
De manera que los datos que nos arroja ONU mujeres nos lleva a concluir que no sólo no podemos bajar la guardia sino que de manera inexcusable tenemos que seguir avanzando cada día.
Mirad el Partido Socialista, es el partido de las conquistas sociales, el partido de la igualdad, el partido que más ha normativizado los derechos de las mujeres y en definitiva el partido que más ha contribuido a la ciudadanía de las mujeres.
El Partido que aprobó la Ley de igualdad, concediendo derechos a las mujeres tanto en el plano institucional como en el de la propia vida interna de los partidos políticos.
El partido que aprobó la Ley Integral contra la violencia de género, y que con ella convirtió la lucha contra la violencia de género en una cuestión de Estado sacándola de la terrible y peligrosa intimidad de las casas, intimidad que acaba asesinando a muchas de ellas cuando se relajan los controles estatales y que exige ya un pacto de Estado que acabe con esta lacra social.

Somos el partido que aprobó la Ley de dependencia que permitió que un 92% de mujeres que regalaban su tiempo a los cuidados de los dependientes, por fin pudiera cotizar por ello introduciéndolas en un sistema del que estaban excluidas y que no reconocía la encomiable labor ue realizaban a costa de su acceso laboral, de su formación o simplemente de su ocio.
La Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo que separa la sexualidad de las mujeres de la maternidad confiriéndonos el máximo de derechos y libertades porque ahora amigas y amigos os puedo decir que la maternidad es una vivencia cuando es libremente decidida, pero no necesitamos que la derecha decida cuando tenemos o no que ser madres.

En definitiva Leyes que dan en el corazón de todo el sistema, de todo nuestro ordenamiento jurídico, cristalizando en norma jurídica los derechos de las mujeres, que ya son exigibles, contribuyendo a que nuestro país se convirtiera en un referente en derechos y libertades.
Y leyes sobre las que la contribución del PP ha sido la de ir poniendo palos en las ruedas desde su entrada en vigor o desactivando la potencia política y transformadora de estas leyes meramente por una cuestión ideológica, porque nunca les ha ido bien que las mujeres tuviéramos unos buenos umbrales de ciudadanía, porque cuando eso pasa la que pierde es la derecha.
Han acabado con las cotizaciones de las cuidadoras no profesionales, recurrieron al TC la ley de igualdad, la de interrupción voluntaria del embarazo y nosotros a eso les contestamos con más derechos para las mujeres.
Pedro Sánchez se ha comprometido a presentar una proposición de ley que garantice la igualdad salarial antes de fin de legislatura, añade una variable que quedaba pendiente, una deuda pendiente de este sistema con las mujeres, en 2013 las mujeres ganaban un 19,3 menos que los hombres, la brecha es mayor cuanta más responsabilidad supone el puesto porque es mayor el número de incentivos que se alcanzan, en fin algo que hace que hasta los puestos directivos sean precarios para las mujeres.
Una frase que revela de manera esclarecedora nuestra situación es aquella de Mari Ángeles Durán que dice que Las mujeres regalamos nuestro tiempo y los hombres lo venden.

Plano local

Amigas y amigos y aquí y tengo una importante responsabilidad estar a la altura de mi partido y ser capaz de trasladar al ámbito local todo este marco de políticas de igualdad socialista, y que desde luego os aseguro que voy a poner todo mi empeño en convertir nuestro querido pueblo en un lugar en el que las mujeres cuenten, en el que nunca más en un departamento de este ayuntamiento los despidos injustificados se ceben con las mujeres.
Un pueblo que ofrezca una cara amable a las mujeres como usuarias de los espacios urbanos.
Todo esto lo pretendo hacer enmarcando nuestra ciudad dentro de la Carta Europea para la igualdad de mujeres y hombres en la vida local.

Porque La democracia local y regional ha de permitir que se hagan las elecciones más apropiadas en relación con los aspectos más concretos de la vida cotidiana, tales como la vivienda, la seguridad, los transportes públicos, el mundo laboral o la sanidad.

Desde este punto de partida pondré todo mi empeño y mi fuerza en añadir la mirada feminista a la manera de hacer política a nivel local.

Creando espacios de trabajo entre equipo de Gobierno y movimiento asociativo local para plantear de manera conjunta las acciones de gobierno que se enmarquen en esta legislatura y para ello fundamental crear el Consell de la Dona al que quiero proponer como primeras medidas:

  • Retomar el Plan de Igualdad municipal, como punto de partida.
  • La creación de un espacio físico cultural, de trabajo, encuentro y ocio para las mujeres.
  • Medidas de Impulso al empleo femenino vinculado a la innovación.
  • Fortalecer los recursos y la atención para las mujeres víctimas de violencia de género.
  • Abrir de una vez por todas la guardería municipal, y para eso te voy a necesitar Ximo, porque necesitamos este espacio para desde la corresponsabilidad de hombres y mujeres garantizar la conciliación de la vida personal y familiar para una mejor eficacia de gestión del tiempo.
  • Garantizar la presencia de las mujeres en los espacios de tomas de decisiones y por supuesto Incluir la transversalidd de las políticas de género en toda la acción política del Ayuntamiento.

Porque sólo desde el feminismo como propuesta trasformadora de los estereotipos y mandatos de género se puede construir otro tipo de ciudades, otros barrios que nos incluyan a todas las personas. Analizando la influencia del género en la construcción y uso de los espacios, haciendo una ciudad realmente inclusiva.

Para ello es necesario cambiar la forma de mirar, escuchar, preguntar y preguntarse, desarrollando metodologías de análisis, participación, propuestas y construcción que permitan recoger la complejidad social.

TERCERA PARTE
RESPONSABILIDAD DEMOCRÁTICA
Artículo 1

El gobierno signatario reconoce que el derecho a la igualdad es una condición previa fundamental de la democracia y que la sociedad democrática no se puede permitir ignorar la capacidad, los conocimientos, la experiencia y la creatividad de las mujeres.

Así es como empieza la parte de responsabilidad política de los municipio signatarios y sólo así vertebraremos ciudades inclusivas que aporten a nuestros conciudadanos esa visión de género que marque la forma de hacer política y lo haremos Ximo porque nos lo creemos porque podremos conseguirlo, porque nuestra forma de hacer política no puede ser otra porque como decimos siempre, como repite Ximo, no se puede ser socialista sin ser feminista, porque somos dos movimientos políticos y éticos que compartimos como principio irrenunciable la igualdad.